La cooperativa Boca E’Monte ha sido fundada en noviembre del 2004 por 23 personas de Calderas en el marco del proyecto “Turismo Rural y Café de Bosque” de la Fundación Programa Andes Tropicales que busca mejorar la situación socioeconómica de las comunidades rurales cafetaleras de los Andes de Venezuela mediante el establecimiento de una red de servicios microempresariales en turismo comunitario y la revalorización comercial de sus productos a través del desarrollo de una línea de productos “Café de Bosque” asociada a la actividad turística. Las metas del proyecto son el fortalecimiento de la identidad y la cultura local, propiciar la conservación de la naturaleza y adoptar el turismo como alternativa para el desarrollo.

 

            

 
La cooperativa Boca E’Monte promueve el turismo rural de base comunitaria. Queremos que los prestadores de servicios en el área de turismo sean los mismos pobladores tomando en cuenta que este turismo debe ir en armonía con el ambiente y ser una herramienta económica para que las familias puedan mejorar la calidad de vida con una actividad sana y que no atente contra las bellezas naturales que tenemos en Calderas y en el municipio Bolívar.”

Eloy Gómez, presidente de la cooperativa

  

 

             

 

La cooperativa Boca E’Monte busca promocionar y fortalecer la actividad de turismo ecológico y autóctono como alternativa de trabajo, ofreciendo servicios de alojamiento, alimentación, guíatura, artesanía, transportación y actividades culturales que generen beneficios económicos y mejoren la calidad de vida de los prestatarios: los propios habitantes, de acuerdo a los principios del desarrollo sustentable.

Dar a conocer los ambientes naturales de la zona de Calderas preservando sus recursos y valores culturales también forma parte de los objetivos de los miembros de la cooperativa.

 

 

             

 

 

 

 

     

 

El proyecto Turismo rural y Café de Bosque en Calderas está ejecutado por la fundación venezolana Programa Andes Tropicales con el apoyo de la ONG española Codespa, gracias al cofinanciamiento de la Unión Europea.